Maneras de vender alternativas al ecommerce

 

El ecommerce o comercio electrónico, entendido habitualmente como tienda online, es la manera de vender más común y extendida de ofrecer productos y servicios a través de la Red. Llevar un negocio de este tipo tiene una serie de ventajas más que evidentes.

Por ejemplo, en el caso de la industria del software (e, incluso, de la música y del cine en el hogar), los costes de distribución se han eliminado, prácticamente, como consecuencia de la desaparición del formato físico, a favor de las descargas digitales.

 

Parecía imposible, pero cada vez es menos frecuente salir a comprar películas en formato DVD o Blu-ray

 

En primer lugar, debido a que, para adquirir estos productos de manera digital, no hay que acudir a un intermediario; y la inmediatez, en este caso, juega un punto a favor, teniendo en cuenta que la mayoría de las compras de este tipo se realiza de manera impulsiva, desde el sofá de casa.

También hay que tener en cuenta que la presencia de intermediarios y necesidad de distribuir y almacenar cajas de videojuegos, películas y discos generan un encarecimiento del producto. ¿Para qué pagar más por algo que se puede tener inmediatamente, sin salir de casa y más barato?

Esto es solo un ejemplo de cómo el ecommerce ha cambiado todos los estándares en la adquisición de bienes y servicios con la llegada del Internet de alta velocidad.

Además, hay que mencionar que las comunicaciones por vía electrónica tienden a ser más eficaces e inmediatas. Al principio, los clientes potenciales eran más reacios a comprar por Internet, pero, con el tiempo y la costumbre, esa barrera ha desaparecido y es evidente que resultan acciones más cómodas consultar por Internet cualquier duda e, incluso, contactar, vía correo electrónico, con el comercio en cuestión; en lugar de acercarse, una vez más, a un lugar físico en el que, probablemente, haya que esperar colas, después de haber pasado un verdadero infierno para encontrar un aparcamiento y demás. También se eliminan, en estas comunicaciones, los límites temporales, ya que el servicio de mensajería electrónica funciona durante las 24 horas del día.

Incluso, si lo que se compra no es un producto digital, para el cliente, siempre es una ventaja que el mensajero acerque a su casa el pedido, ya que va a ahorrarse el tiempo de transporte, los paseos en las galerías decidiendo qué modelo escoger, etc.

Habiendo mencionado estas ventajas, que son indiscutibles, también hay que tener en cuenta otras maneras de vender en los tiempos que corren.

 

Divi WordPress Theme

 

Montar una tienda online no es, precisamente, un ejercicio fácil y cumplir con la legislación vigente para ello puede ser engorroso. Peor es terminar de manera desastrosa, si, al final, resulta que no había tanta gente interesada en comprar lo que se oferta.

A la hora de crear un comercio electrónico en regla, después de decidir y detallar qué productos o servicios se van a vender y de qué forma, de manera minuciosa, habrá que darse de alta en Hacienda y la Seguridad Social y presentar una declaración censal.

Una vez con el negocio en marcha y habiendo empezado a vender, hay que declarar las ventas en función del volumen del negocio y, probablemente, acudir a una gestoría para evitar futuros problemas o malentendidos, sobre todo, en casos de inexperiencia.

Siguiendo con los requisitos, es necesario conocer perfectamente la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Ley Orgánica de Protección de Datos. Hay que tener en cuenta que, de incumplir cualquier disposición, pueden presentarse multas de cuantiosas que lleven el negocio a la quiebra. Probablemente, este factor empuje al empresario a contratar los servicios de un asesor jurídico al menos para los primeros años de vida de su negocio.

Como se puede comprobar, no es fácil abrir un negocio y siempre hay que asumir riesgos. Por ello, resulta imperativo conocer otras maneras de vender productos o servicios en Internet que son una buena opción tanto para primerizos como para empresarios que quieran evitar correr riesgos elevados, en primera instancia.

 

A partir de aquí, cualquier opción es igualmente válida como complemento o alternativa al ecommerce

 

Nunca son malas ideas tantear antes el terreno de manera temporal e ir haciéndose un hueco en la Red, incluso, cuando ya está claro que lo que se quiere es montar un negocio en línea.

¿Por dónde empezar? Pensándolo bien, es bastante lógico. ¿Dónde pasa el usuario medio más tiempo clasificando sus propios gustos y preferencias de manera voluntaria? Exacto: Facebook.

 

¿Qué son los Facebook Ads?

 

Facebook ha supuesto una revolución en el mundo del marketing y de las finanzas, básicamente, por lo que se ha mencionado anteriormente. Los usuarios de Facebook, mediante sus propios “me gusta”, clasifican sus intereses (muchas veces, sin ni siquiera ser plenamente conscientes de ello) y estos quedan registrados, de manera que, a la hora de segmentar la población cibernética en grupos y mediante algoritmos, con el objetivo de emplazar anuncios, estos terminan en las pantallas de las personas más interesadas.

Dicho de otro modo, cuando una empresa coloca su anuncio publicitario en una marquesina o, incluso, la televisión, no se asegura al 100 % que el mensaje vaya a ser transmitido a la persona que está dispuesta a invertir su dinero para adquirir ese producto o servicio que se oferta.

Lo increíble de Facebook es que, a la hora de anunciar, sabe, exactamente, qué personas buscan lo que se pretende ofrecer y lo pone en bandeja. Esta red social es, por lo tanto, al menos actualmente, la vía más eficiente y barata de hacer publicidad.

Pero no solo se trata de hacer publicidad. Esta herramienta puede ser usada también por cualquier ecommerce. Pero, con el tiempo, en Facebook han proliferado las páginas y grupos dedicados a la compra y venta, en forma de mercadillos de segunda mano y ofertas de servicios e, incluso, para encontrar empleo.

Es tan sencillo como, antes de aventurarse a abrir un negocio propio, hacer un pequeño estudio en la zona en la que se pretende ofertar algo o comprobar si se está trabajando con el target adecuado. Se trata de eliminar incertidumbres y esto es esencial a la hora de emprender.

 

Quondos

 

 

Por supuesto, no basta con crear una página propia y esperar a que lluevan los “me gusta”

 

En Facebook hay varias formas de anunciarse. Se puede anunciar una página propia para obtener seguidores de manera directa o publicación concreta que pueda parecer interesante para captar la atención. Se trata de exponer el propio portal o alguno de sus contenidos.

Como ya se ha mencionado, anunciarse en Facebook es verdaderamente económico, en comparación con hacerlo por cualquier otro medio. Una página en esta red social es un anuncio viviente que va captando a personas y, una vez entran en su círculo, ya van a estar informados sobre todo lo que se comparta en ella. Son metas muy importantes publicitarse con criterio, saber expresarse y no saturar a los seguidores con contenido redundante (spam).

El gestor de anuncios de Facebook permite gestionar el máximo de dinero que se quiere invertir y durante el tiempo deseado. Son objetivos posibles, por ejemplo, anunciar una página por tres euros, a un euro el día, y obtener una media de treinta nuevos seguidores y cientos de visitas.

Además, los anuncios pueden delimitarse a personas de una zona geográfica concreta, así como especificar a qué público va dirigido su contenido. Por ejemplo: hombres y mujeres de treinta a sesenta años a quienes les gusten los bonsáis y la jardinería.

 

Ahora solo hay que saber cómo canalizar esta información para usarla como alternativa a crear un ecommerce

 

Si, por ejemplo, alguien que se dedica a cultivar bonsáis acepta encargos de todo tipo; puede que ni siquiera tenga, en un principio, que anunciarse como comerciante. Una estrategia inteligente pasaría por crear su página de cultivo de bonsáis; subir fotografías de sus mejores piezas, textos explicativos e, incluso, vídeos (material de interés, en general); y anunciar la página, para ir captando seguidores. Es muy probable que los encargos empezaran a llegar a medio plazo, ya que las páginas de Facebook también cuentan con una opción de mensajería privada.

Es importante crear contenidos atractivos para los seguidores, aunque tu objetivo, a medio plazo, sea vender. Una vez alcanzado el centenar de seguidores, no sería mala idea ofrecer descuentos o realizar concursos y sorteos. Hay que acordarse de llamar siempre la atención y promover la participación.

También es viable acudir a un influencer, para promocionar productos. Aunque esto podría ser algo más caro, a largo plazo, puede suponer una apuesta segura para terminar de afianzarse en un sector concreto. Basta con decirle al Rubius que hable de bonsáis para que el público objetivo de estos preciosos arbolitos se amplíe de los 30-60 a los 15-60 años. Por supuesto, se trata de un ejemplo, pero merece la pena considerarlo.

 

 

 

No solo de Facebook vive el comerciante

 

También es muy frecuente anunciarse en apps de compra y venta de artículos de segunda mano.

Todo el mundo conoce eBay, Wallapop, Casinuevo, Segundamano…

Como particular, es posible clasificar anuncios (e, incluso, servicios) geográficamente para ponerse al alcance de los interesados de una zona. Además, el sistema de etiquetas ha llegado a estas aplicaciones, por lo que es tremendamente fácil para los clientes encontrar aquello que buscan, en todo momento y desde la comodidad de sus casas u oficinas.

La mayoría de personas del sector conoce Wallapop o eBay y se habla menos de las ventajas de la app lanzada por la web Casinuevo.

Casinuevo es una web de compra y venta de artículos de segunda mano que lleva la friolera de 11 años ofreciendo sus servicios y fomentando esta forma tan peculiar de comerciar.

Su app, del mismo nombre, permite subir vídeos de hasta un minuto, así como compartirlos automáticamente en una cuenta de YouTube. Esto es verdaderamente útil y permite estar presente también en dicha red social. Al final, se trata de mantenerse presente en todas las redes posibles, lo cual ya de por sí es un trabajo de lo más duro; pero que, con el tiempo, se verá más que recompensado.

Casinuevo cuenta con más de un millón de usuarios y permite exportar e importar anuncios también de Wallapop, para mayor comodidad.

Su asistente es de lo más cómodo, pues permite publicar anuncios mediante voz y con un sistema de reconocimiento de imagen que etiqueta automáticamente el producto por categorías y demás.

Otra opción interesante es que se puede configurar su sistema de alertas para que la aplicación avise al ponerse en venta un producto concreto al precio deseado, para que no se escape ninguna ganga.

Para los más reacios a pagar a ciegas, existe la posibilidad de contar con Lemonpay como intermediario (una app para evitar el pago en mano). El problema, en este caso, es que Lemonpay se llevaría una comisión del 2 al 3 % y eso complica un poco los trámites. Es interesante contar con esta opción, pero no es, ni mucho menos, necesario.

Esta aplicación es gratuita y funciona en todos los sistemas operativos.

Insertar piezas de vídeo en un blog o una página de Facebook es muy interesante para crear feedback y generar interés y expectación en torno a un negocio o unas actividades. Aunque la mercancía sea algo tan aburrido como tuercas, clavos y tornillos, los clientes potenciales buscan siempre ese lado humano y cercano en el trato. Estos fundamentos del trato humano no desaparecen al usar aplicaciones para vender, sino, más bien, todo lo contrario. En la actualidad, la gente está cada vez más conectada por redes sociales y se da por sentado que una tienda debe tener página de Facebook, Instagram o Twitter. Curiosamente, las tiendas especializadas cada vez tienden más a compartir publicaciones de índole personal, experiencias y demás, como si fueran un amigo más. Volviendo al ejemplo de los bonsáis: si un vendedor se limita a subir fotos de sus bonsáis etiquetados con su correspondiente precio, no transmite la confianza que se exige actualmente. Los seguidores esperan ver que, como experto en bonsais, se mueve por convenciones de todo el mundo, participa en concursos, gana premios… En definitiva, que es una personalidad en el complejo submundo de los bonsáis.

 

YouTube, Instagram, Facebook, Twitter… Aumentar la presencia en redes, anunciarse en ellas e ir a por todas

 

Si hay una regla de oro a tener en cuenta a la hora de vender y anunciarse en redes, es que, para interactuar con el público, hay que ser transparente y no se debe prometer nada que no se pueda cumplir.

 

 


beruby

 

imagen

 

 


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Pin It on Pinterest