La promoción online a través de Facebook Ads y AdWords en el centro del marketing digital

La promoción online está dominada por dos grandes gigantes de Internet: Facebook y Google. Cada una de las plataformas cuenta con un sistema propio, aunque diferente, que las ha consolidado como referencias.

La elección más adecuada para realizar una campaña de marketing digital dependerá de la estrategia de comunicación y promoción que se establezca, en función de los objetivos a conseguir.

Hoy en día, existen cuatro objetivos clave a la hora de plantear una campaña online que todo experto en comunicación debe tener en cuenta antes de lanzarse a la aventura:

Toma de contacto o exploración: se trata de darse a conocer y decir al usuario que la marca existe. Se mide por las impresiones o el alcance que se consiga.

Consideración: en este caso, el usuario ya conoce la empresa o marca e, incluso, ha mostrado interés o ha llegado a interactuar.

Interacción: el usuario ha interactuado, ha compartido sus datos, ha hecho un registro o ha realizado una compra. Es la etapa de la conversión.

Fidelización: en este caso, las acciones están dirigidas a incentivar la conversión.

 

Facebook Ads vs. AdWords

 

El primero en aprovechar las ventajas de la publicidad online de forma rentable ha sido Google, a través de su plataforma AdWords. Por su parte, la red social por excelencia, Facebook, no tardó en rentabilizar los más de mil millones de usuarios que tiene través de un sistema propio: Facebook Ads.

Ahora bien, con estas dos grandes opciones encima de la mesa y un presupuesto para gestionar, los expertos en marketing digital deben elegir qué estrategia y plataforma permitirá rentabilizar mejor la inversión publicitaria.

 

Google Display y Google Search

 

El grande entre los grandes, Google, ha desarrollado distintas plataformas propias de promoción online, regidas por su sistema de búsqueda de palabras clave que popularizó a través de Google AdWords.

Concretamente, hoy en día, existen dos grandes áreas en las que se clasifican los anuncios de Google: Google Search y Google Display. Se trata de formas distintas que los anunciantes y expertos en marketing digital tienen a su alcance para hacer las campañas.

Google Display permite mostrar los anuncios en función de las búsquedas por temas o intereses que realizan los usuarios. Se pueden presentar de formas distintas: banners estáticos, anuncios dinámicos o vídeos. Su alcance es notable y, según ComScore, llegan a más del 90 % de los usuarios de Internet.

El uso de Google Display es interesante para las fases de lanzamiento, de dar a conocer el producto o servicio, con el objetivo de que pueda ser explorado y considerado por parte del usuario.

También ofrece beneficios en campañas que pretendan crear o reforzar la imagen de marca. Su alcance es importante, sobre todo, si se tiene en cuenta el bajo precio que se paga. No obstante, la proporción de clics es baja y pocas veces superan el 0,5 %.

Los anuncios de Google Display pueden aparecer en cualquier sitio del imperio Google, como YouTube o Gmail.

Por su parte, Google Search incluye los anuncios que aparecen en Google. En este caso, la publicidad puede verse en las búsquedas relacionadas que haga el usuario de un producto o servicio o a través de la muestra de sus productos. La ratio de cliqueo de Google Search, si se establece una estrategia de palabras clave correcta, puede ser bastante alta. Por eso, se trata de una herramienta útil en objetivos que persiguen la interacción, conversión o fidelización del usuario.

 

Facebook Ads

 

La información que se comparte en el perfil de Facebook es altamente valiosa. Incluso, hay estudios que aseguran que la Red puede llegar a conocer mejor a una persona que su grupo de amigos o familiares.

La información es poder y eso Facebook lo sabe muy bien. La red social aprovecha el conocimiento que tiene sobre la gente para lograr que las campañas que utilicen Facebook Ads sean eficientes y lleguen a su público objetivo.

Las campañas de marketing digital que se realizan a través de Facebook Ads pueden segmentarse de muchas formas, lo que brinda la oportunidad de dar de lleno en el público objetivo.

Las campañas que se contratan a través de Facebook Ads se difunden tanto en Facebook como en Instagram. Pueden ser anuncios estáticos, presentaciones, vídeos o interactivos, más conocidos como “canvas“.

A la hora de plantear una campaña a través de Facebook Ads, es importante tener en cuenta los objetivos de la promoción. Si el fin de la comunicación responde a la primera fase, la que incluye exploración o consideración, se puede optar por campañas orgánicas, que permiten aumentar el número de seguidores de las páginas, conseguir visualizaciones de vídeo o trabajar el brand awareness.

Por otra parte, si el objetivo de comunicación se centra en la conversión y fidelización, la estrategia ha de ser diferente. En este caso, se obtienen mejores resultados con la creación de campañas que fomentan la participación activa a través de la descarga de aplicaciones en dispositivos inteligentes, promoción de las ventas o recopilación de información.

Si se realiza una división del público correcta y la forma y el contenido son buenos, se puede conseguir un CTRs superior al 1 %, más del doble de lo que ofrecen los mejores resultados de Google Display.

 

Cifras que mueven estos dos gigantes del marketing digital

 

La publicidad es la única fuente de ingresos de Facebook y Google. Ambas plataformas ofrecen sus servicios al usuario de forma gratuita. Sin embargo, el valor de los datos que manejan es tan alto, por su volumen de usuarios, que las cifras que facturan cada año se miden en miles de millones.

En tan solo un segundo, en 2016, Google ingresaba la inestimable cifra de 135.279 dólares. Por su parte, Facebook dio a conocer los datos del último trimestre de 2016, con unos ingresos de casi seis mil millones de dólares. Respecto a 2014, ingresó dos mil millones más en el mismo período.

Así pues, el mercado del marketing digital es un suculento pastel en crecimiento vertical, lo que representa toda una oportunidad laboral y empresarial más que interesante.

 

Crear una campaña de éxito combinando ambas plataformas

 

Los algoritmos de Google cambian continuamente. El buscador prima el contenido relevante. De ahí la importancia de crear posts inéditos para mejorar el posicionamiento. Facebook también sigue una política similar y da prioridad a la creación de contenidos relevantes. Ambas plataformas limitan la publicidad intrusiva en beneficio del usuario.

 

Un buen estratega en marketing digital aprovechará los beneficios de FacebookGoogle con el fin de crear campañas exitosas. Para ello, además de conocer en profundidad ambas herramientas, ha de ser capaz de crear un plan de acción eficiente

 

En el marco de la creación de contenido de calidad, nace el inbound marketing, que abarca el conjunto de técnicas para lanzar campañas no intrusivas. Técnicas que combinan estrategias de SEO, marketing de contenidos, gestión de redes sociales, generación de leads y analítica de la web.

 

Cómo empezar a trabajar en marketing digital

 

La gestión de campañas de marketing digital requiere formación y conocimientos en ambas plataformas. Las clásicas leyes de la publicidad tradicional no son válidas para la publicidad online, puesto que el tiempo de reacción es muy reducido, el mercado es distinto y los canales son de reciente creación (en comparación con los medios más tradicionales).

Por tanto, sobre una base de comunicación, publicidad y marketing, hay que especializarse en el mercado digital. Existe un gran abanico de oportunidades laborales vinculadas a este sector. Ofertas para cuya postulación solo se requieren un ordenador y conexión a Internet. Un gran número de profesionales freelances ofrece estos servicios a través de plataformas de trabajo en línea o portales propios.

La formación en marketing digital aporta profesionalidad y herramientas para desarrollar bien el trabajo. Existen muchos cursos online gratuitos para sentar una base, aunque es aconsejable realizar una formación más completa.

Además de la especialización técnica, también existe un conjunto de habilidades que se valoran en el sector:

Control de la escritura: saber escribir bien es fundamental para crear contenido de valor.

Técnicas de venta: la base comercial es importante para poder llegar a los usuarios, al igual que para “venderse uno mismo” como profesional.

Investigación y resolución de problemas: hay que ser hábil a la hora de investigar contenidos, formas, tendencias y modas. Independientemente de la formación, hay que actualizarse continuamente. Ser resolutivo es una habilidad muy valorada en el marketing digital, ya que cualquier incidencia requiere una solución rápida y precisa. Las redes sociales son tremendamente rápidas.

Talento y productividad: en un entorno tan competitivo, el talento está cotizado, puesto que el capital humano es la clave de la innovación y diferenciación. Lo mismo pasa con la productividad: no se puede perder el tiempo.

Idiomas: además de la lengua materna, para desenvolverse bien en la Red, hay que dominar, al menos, el inglés, ya que el mercado del marketing digital es global. Un alto conocimiento de la lengua anglosajona permitirá al profesional trabajar para empresas que apuesten por su internacionalización, al mismo tiempo que podrá ofrecer sus servicios a empresas extranjeras.

 

Tipos de perfiles profesionales

 

Los tipos de trabajo que más demandan los profesionales del marketing digital son los siguientes:

 

Experto en SEO/SEM: el consultor de SEO es un optimizador de las páginas web para posicionarlas de forma natural entre los primeros resultados de los buscadores.

 

Community manager: es el experto en redes sociales.

 

Especialista en analítica web: sigue el rastro para comprobar el nivel de respuesta que se consigue y posicionamiento real. Los analistas de las páginas web son capaces de recoger los datos de la inmensidad de la Red, para traducirlos y crear hipótesis fiables que permiten tomar decisiones acertadas.

 

Diseñador web: el diseñador web tiene que estar al día en las últimas tendencias y tener conocimientos de SEO o ser un experto en posicionamiento.

 

Ecommerce: se trata de especializarse en comercio electrónico, un sector en constante crecimiento y por el que apuestan todas las empresas.

 

Especialista en marketing en línea: tiene la formación para crear estrategias aprovechando los beneficios que brindan las distintas plataformas digitales.

 

Editor de contenidos: crea contenidos inéditos que puedan posicionarse con más facilidad, en función de las palabras clave que más interesen al cliente.

 

Webmaster: es el encargado de administrar un sitio web y quien crea contenidos y cambia las páginas y los correos electrónicos, entre otras tareas. Es importante que actualice sus conocimientos continuamente, para saber las tendencias y los cambios tecnológicos que se suceden día a día, y, de esta manera, prepararse para anticiparse a ellos.

 

La especialización en cualquiera de estos trabajos es clave a la hora de posicionarse en el mercado. No obstante, todos estos perfiles están muy interrelacionados, por lo que hay que tener también un conocimiento bastante global de todos. Un experto en SEO no puede desentenderse de las tendencias en redes sociales, por ejemplo.

 

El público objetivo de los profesionales del marketing online

 

El target al que se dirigen los profesionales de la promoción online es muy extenso y lo forman todas las personas y empresas de la Red. Las marcas, las compañías, los bloggers, los youtubers y todos aquellos que están en Internet y aspiren a conseguir dinero a cambio de vender sus productos u ofrecer sus servicios necesitan del marketing digital para rentabilizar sus portales o contenidos.

 

¿Trabajar por cuenta ajena o cómo autónomo?

 

La respuesta a esta pregunta depende del estilo de vida y de las circunstancias de cada persona. En España, se puede desarrollar una actividad profesional sin darse de alta como autónomo, siempre que no se supere el salario mínimo interprofesional. Otra opción que está muy de moda es unirse a cooperativas o empresas ya creadas, que facilitan el trabajo de los freelances. Sin embargo, antes o después, hay que darse de alta de autónomo para cotizar a la Seguridad Social.

El trabajo por cuenta ajena es más seguro, puesto que implica un sueldo durante todos los meses. Sin embargo, como freelance, se tienen más libertad de horarios y flexibilidad y se puede ganar más dinero.

 

Cómo crear una empresa de marketing digital

 

Una vez se tienen la formación y el perfil profesional, se puede emprender la creación de una empresa propia desde la que ofrecer los servicios. La constitución es igual a la de cualquier otra firma. Si uno se registra como persona física, bastará con el alta del autónomo; si se opta por la persona jurídica, habrá que constituir una Sociedad Limitada.

Todo el aprendizaje que se habrá hecho para formarse como experto en promoción digital hay que aplicarlo a la propia empresa, para posicionarse en Internet.

 
imagen


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Pin It on Pinterest