El futuro que viene con la economía colaborativa

La economía colaborativa es un nuevo modelo económico, que ha permitido emprender ideas de negocio justo y flexible para intercambiar cosas tangibles e intangibles. Estas relaciones, a menudo, socavan los acuerdos tradicionales de venta al por menor o de empleo, en general, al reducir la fricción transaccional o los intermediarios.

No obstante, han generado un sinfín de nuevas oportunidades de negocio y posibilidades de acceso a bienes y servicios, a capas de la población para las que antes eran inaccesibles. Ahora se puede obtener un préstamo directamente de los compañeros de la universidad, compartir el mismo espacio de oficina con docenas de compañías diferentes y obtener alojamiento en la casa de un extraño, en lugar de en un hotel, cuando se viaja fuera de la ciudad.

Al facilitar el intercambio de recursos y adaptarse a los pedidos reales, la economía colaborativa aumenta la eficiencia.

 

Ventajas de la economía colaborativa

 

Este modelo de actividad ha dinamizado el panorama económico en los últimos años y ha hecho surgir nuevas y potentes empresas. Entre sus ventajas están las siguientes.

 

Bienes y servicios más baratos

 

La economía colaborativa se basa en la idea de que compartir ciertos bienes, servicios y habilidades es más eficiente. Esto puede reducir los costes enormemente.

 

Ingreso adicional para proveedores

 

Un propietario puede desbloquear el valor potencial de un artículo, como un vehículo que de otro modo estaría parado o un talento que no se utilizaría en un trabajo diario, al compartirlo cuando no está en uso.

 

Divi WordPress Theme

 

Comunidades más fuertes y tecnológicas

 

Muchas plataformas de economía colaborativa, como Airbnb, tienen calificaciones y revisiones integradas que se aseguran de la honestidad de los proveedores y consumidores. El coworking se basa en la idea de la colaboración interpersonal y el intercambio de recursos. Y algunas plataformas usan su influencia, y los recursos compartidos de sus participantes, para ayudar a quienes lo necesitan.

Este fenómeno no sería posible sin la tecnología. Prácticamente todas las formas de consumo colaborativo utilizan Internet para conectar proveedores con clientes. Esto ha facilitado el camino para muchos emprendedores que se deciden a lanzar un negocio.

 

Tipos de economía colaborativa

 

Estos son algunos de los ejemplos de economía colaborativa que más éxito han conseguido en los últimos años.

 

Alquiler de apartamentos y casas

 

Las plataformas para compartir apartamentos o casas, como Airbnb, conectan a los propietarios con personas que necesitan un lugar donde alojarse cuando viajan. Los anfitriones establecen el precio por noche y especifican las fechas disponibles, generalmente cuando no están usando la propiedad.

Para preparar un viaje, los visitantes pueden buscar alojamiento en su destino y elegir un lugar que se adapte a su vecindario deseado, necesidades de servicios y presupuesto.

Algunas plataformas abordan los posibles problemas de seguridad de compartir el espacio de la vivienda con un extraño, mediante el establecimiento de protocolos de seguridad. Por ejemplo, el programa de identificación verificada de Airbnb requiere que los hosts y visitantes proporcionen información detallada sobre sus antecedentes antes de usar la plataforma.

 

Transporte compartido

 

Hay aplicaciones, como BlaBlaCar, especializadas en facilitar el desplazamiento en coche compartido. Otras, como Uber y Cabify, están especializadas en realizar desplazamientos urbanos, poniendo en contacto a viajeros con propietarios de vehículos personales que están dispuestos a realizar el servicio.

alojamiento wordpress

 

Coworking

 

El coworking permite compartir el coste de alquiler de oficinas, servicios públicos, almacenamiento, correo y suministros de oficina con otros profesionales. Es particularmente útil para autónomos, propietarios únicos y empresas muy pequeñas que no tienen grandes inventarios y que no requieren mucho espacio de almacenamiento.

Muchas zonas empresariales y universidades cuentan, al menos, con un centro de coworking. Estas instalaciones están conectadas al mundo exterior con líneas telefónicas y conexiones WiFi, suelen contar con oficinas, salas de conferencias y áreas comunes. Se paga una tarifa semanal o mensual, según los requisitos de espacio y la cantidad de tiempo que se pasa en la oficina.

Dependiendo de las políticas del centro de coworking, es posible que también se deba pagar por el tiempo de uso de la sala de conferencias, los casilleros, buzones y otras ventajas. Sin embargo, es probable que estos costes sean significativamente más bajos de lo que se pagaría incluso en una oficina pequeña, especialmente en las zonas céntricas donde, generalmente, se encuentran estos centros.

 

Reventa y comercio

 

Plataformas como Wallapop, Amazon, eBay o Milanuncios permiten comprar, vender y, a veces, intercambiar productos nuevos y usados, incluso sin ninguna interacción cara a cara. Otras plataformas de economía colaborativa se centran en nichos específicos. Por ejemplo, hay algunas dedicadas al mercado en línea para juguetes y ropa usada para niños.

Cuando se comparte un bien físico, se elimina al intermediario, el minorista o el fabricante y se recupera parte del dinero que se pagó por él. Por eso, este tipo de negocios pone en riesgo a los mercados, los puntos de venta minoristas y los fabricantes, que suelen vender artículos nuevos con un margen de beneficio significativo.

De esta forma, estas plataformas permiten a los vendedores extraer valor de cosas que, de otra forma, podrían acumular polvo. Por otro lado, los compradores pueden obtener los artículos necesarios a un menor coste.

 

Conocimiento y talento compartido

 

Este tipo de economía también puede ayudar a quienes tienen una habilidad o conocimientos a los que pueden sacar partido. Algunas plataformas permiten ofrecer servicios en nichos como limpieza de casas, construcción de muebles, jardinería, cuidado de animales domésticos o gestiones y compras para familias.

Incluso, hay algunas que intermedian entre quienes necesitan asesoramiento psicológico o asistencia técnica y aquellos que están dispuestos a prestar el servicio.

 

Servicios de nicho

 

Algunas plataformas ofrecen servicios que son extremadamente útiles para sectores más pequeños de la población. Por ejemplo, permiten alquilar una bicicleta cuando se está de viaje o simplemente se quiere dar un paseo. Es una forma de obtener ingresos para los propietarios y una facilidad para los consumidores, que actúan de manera responsable y sostenible.

 

 

Conclusión: un futuro lleno de oportunidades

 

La economia colaborativa abre, ante muchos emprendedores, un futuro lleno de oportunidades de prosperidad y negocio. En respuesta, algunos gobiernos están tratando de controlar y regular la actividad económica que genera este fenómeno y grabando las ventas con impuestos. No obstante, sigue siendo una forma flexible y efectiva de generar recursos de forma fácil e imaginativa.

 

imagen

 


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Pin It on Pinterest