De beta tester a QA, de hobbie a profesión

Las actuales generaciones están redefiniendo el mercado laboral. La juventud de hoy está cada vez más inclinada hacia oportunidades laborales que les permitan desarrollarse como personas y evolucionar como profesionales al mismo tiempo que ganan ingresos invirtiendo menos tiempo.

El mercado laboral actual está conformado principalmente por personas con formación académica de alto nivel, pero con unas inmensas ganas de conseguir la satisfacción personal ejerciendo labores que se identifiquen con sus intereses y que les permitan evolucionar como profesionales de vocación.

Estas circunstancias, aunadas a la innegable expansión de Internet y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, han dado origen a nuevas modalidades de empleo que se están volviendo cada día más populares a nivel mundial.

Entre estas nuevas modalidades de empleo, las que han generado mayor impacto a nivel social son las relacionadas con el uso de Internet. Los trabajos a distancia permiten a las personas elegir entre mayor número  de opciones, lo que se traduce en relaciones de trabajo de mejor calidad, al mismo tiempo que genera mayor equilibrio en el intercambio de tiempo invertido por dinero remunerado. A todo esto indudablemente se suman las ventajas de trabajar desde la intimidad y comodidad del hogar.

Cuando de trabajos online se trata, los informáticos y demás personas con conocimientos técnicos sobre computadoras y software son los que están más dispuestos a trabajar a distancia a través de Internet. Para ellos, gracias a su capacitación en materia informática, existe un sinfín de opciones laborales que ofrecen atractivos beneficios.

 

¿Qué es un beta tester?

 

Los aficionados a la informática están en constante formación acerca de los avances tecnológicos que se presentan en materia de todo tipo de software y aplicaciones, llegando incluso a ofrecer sus servicios como beta tester.

Estas personas cumplen la importante tarea de probadores de betas, o programas en desarrollo, haciendo uso de éstos y detectando posibles fallas o errores para su oportuna solución.

La mayoría de los beta tester son personas con amplios conocimientos de informática y programación. Sin embargo, esta suele ser una tarea que realizan de manera gratuita o como hobby, con el simple beneficio de mantenerse al día con los últimos emprendimientos en informática.

 

Nuevas oportunidades como QA (Quality Assurance)

 

Ahora bien, últimamente se ha venido desarrollando una nueva corriente de oportunidades para los probadores de betas, se trata de la oportunidad de hacer de esta actividad una verdadera profesión ejerciendo como QA (Quality Assurance) o asegurador de calidad.

Los QA son personas con conocimientos técnicos en informática que ofrecen sus servicios de verificadores de calidad de programas o software en desarrollo. Éstos cumplen la importante labor de determinar si un programa está listo para salir al mercado y si de verdad cumple con las expectativas del cliente.

 

¿Cuáles son las funciones de un QA?

 

Entre las principales funciones de los aseguradores de calidad, se encuentran la de definir estándares de calidad de acuerdo a las características del público objetivo y a la identidad propia de la empresa. Una vez definidos los estándares de calidad, el QA determina si el programa en desarrollo los cumple en su totalidad.

Para ello, ejerce una serie de análisis sistemáticos de las diferentes etapas y componentes del programa a prueba, con la intención de detectar posibles fallas y realizar sugerencias que ayudan a optimizar el producto final.

 

Recomendaciones para ejercer como QA

 

Para las personas que deseen emprender en este ramo convirtiéndose en aseguradores de calidad profesionales, existen ciertas recomendaciones básicas cuyo seguimiento es esencial para una contratación efectiva.

Lo primero que se necesita para ejercer como QA profesionalmente es contar con una instrucción técnica especializada en materia de sistemas de software y/o informática. Esta información debe ser totalmente verificable y respaldada por certificaciones confiables que permiten a los potenciales empleadores asegurarse de que se tiene los conocimientos necesarios para realizar un trabajo de calidad.

Afortunadamente, hoy en día existen múltiples organizaciones certificadoras que permiten a los interesados hacer de ésta su profesión, obteniendo certificados internacionales de diferentes niveles.

Entre estas organizaciones destacan:

– El International Software Testing Qualifications Board.

– El IIST (International Institute for Software Testing) de Estados Unidos.

– La American Society for Quality (ASQ).

– El iSQI (International Software Quality Institute) en Alemania.

– El British Computer Society / Information Systems Examinations Board (BCS/ISEB) en el Reino Unido.

– El Instituto de Exanimación para Ciencias Informáticas en Holanda.

 

Todas éstas representan una excelente opción para certificar la especialización como administrador o líderes de prueba. Algunas incluso permiten el dominio de niveles expertos o avanzados en la materia.

Al momento de elegir una certificadora, hay ciertos factores importantes que se deben tener en cuenta. El primero es que conviene elegir organizaciones con presencia mundial y con reconocimiento y experiencia en el ramo. Por otra parte, es menester determinar qué tipo de acreditación nos conviene más, ya sean las basadas en exámenes o las que incluyen ejercicios prácticos.

En tercer lugar, es importante verificar el tiempo de vigencia que ofrece el certificado, puesto que existen algunos que ofrecen una vigencia permanente y otros que expiran en lapsos determinados de tiempo. De igual forma, es necesario contrastar los niveles de certificación y especialización que ofrece cada organización para así elegir el que más nos convenga de acuerdo a nuestros objetivos.

Por último, se nos permite además elegir entre diferentes ramas de especialización, por lo que es recomendable tener claro el tipo de análisis que más se adapta a nuestros intereses y las funciones que se desempeñan en cada uno de éstos.

No cabe duda de que este tipo de trabajos seguirán incrementando su popularidad a nivel mundial en los años venideros. Conforme esto sucede, seguro que las opciones de certificaciones para comprobar los conocimientos técnicos de un buen QA serán mayores y más variadas. Así que se espera que en las próximas décadas, este no sólo sea un tipo de empleo popular, sino que además hayan evolucionado los métodos y herramientas que con él se relacionan para así moldear un mercado laboral cada vez más moderno y atractivo para trabajadores independientes.

 

imagen


Deja un comentario


Pin It on Pinterest

Shares
Share This