Corregir textos y revisarlos. Una profesión con ingresos seguros

La corrección y revisión de textos puede ayudar a conseguir unos ingresos seguros, aunque variables según la disponibilidad de tiempo. Siempre es una opción cómoda trabajar desde casa, en una cafetería o en un parque. Simplemente es imprescindible estar familiarizado con el manejo de un ordenador o tablet, tener buena conexión a Internet y grandes dosis de concentración.

Los expertos afirman que una buena redacción solo alcanza la excelencia si está bien escrita y carece de errores. Para conseguir este objetivo y hacer de una simple afición un posible empleo para toda la vida, se recomienda una buena planificación y un hábito saludable de trabajo.

Desde hace una década, los trabajos relacionados con las nuevas tecnologías, las apariciones de las redes sociales y la especialización de contenidos en Internet suponen una ingente cantidad de información difícil de procesar para una persona. Con frecuencia, esos datos no están bien escritos, carecen de estilo o están llenos de faltas de ortografía.

 

Requisitos

No es necesario poseer el título de licenciado en Filología, pero el conocimiento del idioma debe ser amplio. En fundamental estar al tanto de las últimas novedades que publica la Real Academia Española en materia de ortografía y saber el uso adecuado de extranjerismos. No todos los giros gramaticales que se leen en la prensa o se escuchan en la radio o en la televisión son correctos. La actualización debe ser constante.

También es preciso tener un buen nivel de mecanografía y adquirir un nivel de lectura rápido. La observación y el detalle y la capacidad de concentración permiten al corrector de textos estar dos horas seguidas delante del ordenador y avanzar sin distracciones. La correctora y traductora profesional, Mariló Góngora, explica en un vídeo las diferencias entre corrección y revisión, los errores más frecuentes en este trabajo, consejos para los correctores, la formación necesaria para ejercer, herramientas informáticas, los diferentes tipos de lectura y las asociaciones profesionales y plataformas web donde cada profesional puede ofrecer sus servicios. Montero alerta del intrusismo pero reconoce que es una profesión “bonita y hermosa” que está “abierta constantemente al conocimiento lingüístico y a la cultura en general“.

En Internet existen multitud de opiniones sobre cómo está actualmente la profesión de corrector de textos. Los profesionales del sector aseguran que muchos clientes no valoran que revisar un documento es una inversión para la empresa, la marca personal, un trabajo de tesis doctoral o la presentación de un proyecto.

Por otro lado, la correctora y editora, María Fernanda Poblet, insiste en dejar claro que “la corrección de los textos no garantiza la desaparición total de las erratas“. Poblet argumenta que tras el trabajo del corrector humano habrá menos fallos, pero no se eliminarán todos.

Actualmente, cualquier emprendedor o pequeño comercio tiene la necesidad de ofrecer sus servicios a través de Internet. Encargar el diseño de una página web es el primer paso. El segundo es dotar de contenido de calidad a ese portal, primer escaparate de la empresa. Si la redacción de ese contenido está llena de errores, la imagen y las ventas pueden desplomarse. Ahí es cuando uno se da cuenta de la utilidad de un corrector de textos.
imagen


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Pin It on Pinterest