Cómo ganarse un sueldo escribiendo a mano

En un mundo cada vez más regido por la tecnología, escribir a mano había pasado a un segundo plano. Desde la popularización de la máquina de escribir hasta el auge de los ordenadores personales, se ha venido apostando por aprender a escribir de una forma rápida y eficaz en el teclado. En las mismas escuelas se ha ido reforzado esta idea con clases de mecanografía e informática. Incluso, países como Finlandia han decidido dejar la caligrafía en un segundo plano en sus planes de estudio, argumentando que esta les restaba mucho tiempo de enseñanza.

Pero, contra todo pronóstico, la caligrafía vuelve a estar de moda. Cada vez es más frecuente ver rótulos o carteles que recurren a un estilo caligráfico. Si se pone atención se puede descubrir a cada paso un ejemplo de cómo la escritura a mano se ha hecho un hueco dentro del diseño. Portadas de discos musicales, entradas para eventos, letreros en los comercios, artículos decorativos pintados o, incluso, las propias paredes de locales u hogares son solo algunos de los lugares donde se puede encontrar en nuestros días la caligrafía.

En esta recuperación de la escritura a mano ha tenido mucho que ver la moda. El gusto por lo artesanal y lo vintage, que llegó hace unos años, trajo consigo también la caligrafía. Frente al diseño con tipografías modernas de formas limpias, la escritura a lápiz se ha hecho con un gran espacio. Lo mejor de todo es que parece haber venido para quedarse. Es muy fácil encontrar cursos, conferencias, galerías de Pinterest, exposiciones, etc. que están dedicados por entero al arte de la caligrafía, pues esta se ha convertido en un estilo de gran éxito.

Son muchos los que tienen la escritura a mano como una simple afición. Existen talleres para aprender los aspectos básicos de la caligrafía, es más, hay también cursos en los que se aprende a meditar a través de la escritura. Esta ha desarrollado todo un mundo alrededor de la actividad de escribir que cuenta con estilos, comunidades, negocios, etc. Pero, además de ser una simple actividad con la que desconectar de la rutina, puede convertirse en algo más.

En la actualidad, gracias al buen momento que vive, es posible ganarse la vida escribiendo a mano. Para ello solo son necesarios unos pocos requisitos. Sobra decir que hace falta amor por la escritura, pero además se requieren también algunos conocimientos y unos pocos materiales.

 


alojamiento wordpress

 

¿Qué se necesita para dedicarse a la caligrafía de forma profesional?

 

Por una parte, antes de comenzar a practicar la caligrafía de una manera profesional, es necesario formarse. La escritura a mano es un arte que se basa en ciertos conceptos y técnicas. Manejar estas últimas esencial para convertirse en un calígrafo destacado.

Hoy por hoy existe un amplio abanico de cursos de formación con los que aprender y perfeccionar la técnica de la caligrafía y también del lettering, es decir, el arte de dibujar letras. Un buen curso con el que depurar la escritura manuscrita dará mayor calidad a los trabajos posteriores.

También estos son una buena idea a la hora de ampliar las fronteras de la caligrafía más allá del papel, pues existe también formación sobre cómo aplicar la escritura a mano a otros ámbitos del diseño.

Pero además, la caligrafía necesita también de unos ciertos materiales. La inversión no es demasiado costosa, pues, aunque se usa material especializado, su precio suele ser asequible. Lo primero con lo que hay que hacerse es una plumilla, que es la principal herramienta con la que se escribe. Se recomienda tener más de una, pues de ella dependen el grosor de las líneas y la cantidad de tinta que se imprima en las letras. A ello hay que sumarle una pluma o soporte, en la que se fijará la plumilla utilizada. Hay diferentes tipos y calidades, pero para empezar se puede optar por una más económica.

La tinta es otro de los elementos esenciales que se necesitan para la caligrafía. Existe una amplia gama de colores y texturas que dan la posibilidad de crear verdaderas obras artísticas. El único color que no debe faltar es el negro, pues es uno de los más demandados a la hora de hacer encargos caligráficos.

Finalmente, también hace falta papel. A la hora de hacer caligrafía no vale cualquier tipo de soporte. Este debe ser un papel grueso de algodón, el cual absorba la tinta de manera eficaz y que a la vez no trasluzca por su revés.

Una vez reunido el material y atesorados los conocimientos, es posible ponerse en marcha y descubrir cómo ganarse un sueldo escribiendo a mano.

 

¿Cómo ganarse la vida con la caligrafía?

 

La caligrafía tiene cada vez más presencia en el día a día. Como se explicaba anteriormente, esta ha tomado un papel muy destacado dentro del diseño, por lo que existen modos muy diversos con los que dedicarse a ella de una manera profesional. La creación de productos, la enseñanza o el diseño son solo algunas de las opciones con las que cuentan los calígrafos.

 

El diseño

 

El ámbito del diseño es uno de los sectores en los que se puede desarrollar la caligrafía de un modo completamente profesional. Existen en él diversas vías y alternativas con las que convertir la escritura manuscrita en una actividad rentable.

El diseño y producción de productos caligráficos de un modo artesanal es siempre una salida viable. Son muchos los profesionales de la escritura que se dedicar a realizar invitaciones, carteles o, incluso, cartas de restaurantes totalmente a mano. Esto significa hacer un trabajo totalmente artesano y exclusivo, por lo que el sector al que se dirige es, sin lugar a dudas, elitista.

Así, por ejemplo, cada una de las invitaciones para una boda serán realizadas a mano, con un diseño específico para la ocasión. La caligrafía se convierte así en un producto de lujo, en un signo de distinción, al que hay que añadir también el componente artístico que lleva consigo.

Es este un trabajo que necesita de mucha dedicación, tanto para el diseño como para su realización, pero es también una labor muy bien remunerada.

Otra alternativa dentro del diseño es utilizar la caligrafía como un estilo propiamente dicho. En otras palabras sería crear diseños que luego serán utilizados en otros formatos teniendo como base la escritura caligráfica. En este sentido, es posible diseñar todo tipo de productos, desde artículos de papelería, pasando por portadas de libros o discos, hasta llegar a rótulos, objetos de decoración, ropa o páginas web. Las opciones en este campo son infinitas, hay tantas como imaginación tenga el diseñador, que puede llevar la caligrafía a los rincones más inesperados.

Lo fundamental en ambas actividades es saber publicitar los trabajos, crear una marca de relieve y prestigio. Pues ello es esencial para que no falten los encargos.

 


 

La formación caligráfica como modo de vida

 

Ser un experto en caligrafía tiene sus ventajas. No solo es posible diseñar todo tipo de productos que lleven consigo la escritura a mano, sino que los calígrafos tienen también otras salidas profesionales. Dado que es un sector en alza, la formación y la enseñanza configuran, en la actualidad, una fórmula muy adecuada para ganarse la vida con la escritura manuscrita.

La oferta de cursos y talleres puede ser de lo más variada; para ello se puede poner el foco de atención en la duración del taller, en el público asistente o en la materia que va a impartirse. De este modo, el catálogo de cursos podrá ser muy amplio.

En lo que respecta a la duración, se pueden hacer cursos o talleres que tengan un mayor o menor recorrido en el tiempo. Pueden hacerse cursos trimestrales o semestrales para aquellas personas que quieren una formación más profunda o talleres puntuales para quienes solo quieren aprender las técnicas básicas de la caligrafía o aspectos muy concretos de la materia.

De igual manera, se pueden hacer talleres para adultos o cursos infantiles. También se puede optar entre cursos para principiantes o personas que se acercan a la caligrafía como una afición y talleres para profesionales. Dependiendo de ello, los contenidos tendrán que ser más especializados o más generalistas. Los cursos en los que se enseñen técnicas poco conocidas pueden ser muy demandados por el público.

El lugar en el que se impartan las clases es también esencial. Si son cursos presenciales se necesitará un espacio, pero también materiales con los que trabajar. Existe también la opción de hacer cursos online. En la actualidad están disponibles diferentes plataformas en las que es posible impartir clases a distancia, bien en forma de videoconferencia en directo, bien como tutorial al que se puede acceder en cualquier momento.

 

Trabajar como calígrafo para otras empresas

 

A todas estas alternativas ya mencionadas se suma otra opción. Esta no es otra que trabajar para una empresa. En lugar de tener su propio taller y organizar su trabajo, el calígrafo también puede formar parte de la plantilla de una compañía. En especial, son las empresas dedicadas al diseño las que recurren con más frecuencia a contratar a expertos en escritura a mano.

La ventaja de trabajar como asalariado es que es más complicado que falten los proyectos para diseñar. El problema es que, en muchas ocasiones, el estilo puede estar muy limitado por la línea de la compañía.

Las empresas de diseño gráfico son un sector en el que la caligrafía ha ganado mucho terreno. Por esta razón, ya hay algunas que tienen calígrafos entre sus trabajadores fijos. Estos se encargan de realizar tanto diseños que verán la luz en papel como rótulos y tipografías para páginas web. Las labores de escritura a mano en este sector son de lo más variadas, folletos, carteles, menús, entradas, invitaciones, etc. En la mayor parte de ellas, el contenido artístico tiene siempre un peso considerable.

 

Las dificultades del sector de la caligrafía

 

El sector de la escritura a mano se encuentra en alza, tal y como se ha venido informando hasta aquí. Pero, a pesar de todo, también se encuentra con dificultades como cualquier otra actividad profesional.

El hecho de ser una profesión artesanal y que, en gran medida, es realizada por profesionales autónomos, es el principal origen de los problemas de la caligrafía. El trabajo artesanal requiere de una gran cantidad de tiempo y dedicación. Esto se traduce en largas jornadas de trabajo junto a la pluma. Por ejemplo, realizar a mano las invitaciones de una boda puede requerir muchos días de trabajo para un solo encargo.

A ello se suma el hecho de que no siempre se cuenta con el mismo volumen de encargos. Hay momentos del año en el que la carga de trabajo puede llegar a ser completamente irrealizable por una sola persona, mientras que existen épocas en las que el trabajo escasea. Por lo que la administración y la previsión se convierten en un requisito indispensable para quien se dedica a la escritura a mano de manera profesional.

 


 

Ventajas de ser un profesional de la escritura manuscrita

 

Aunque la caligrafía como profesión tiene ciertas desventajas, también son muchos los beneficios que proporciona a quienes la practican. Ante todo, se sitúa el hecho de poder dedicarse a una profesión que aman. Quienes practican la escritura manuscrita de forma profesional suelen ser verdaderos apasionados de la misma.

Se añade a esto el hecho que se ha señalado anteriormente, que la caligrafía es un ámbito en crecimiento. Desde hace unos años hasta ahora, la escritura a mano se ha hecho cada vez más presente en todos los ámbitos, por lo que no es fácil que desaparezca pronto.

Además, por su carácter artesanal y artístico es un producto por el que se puede pedir un alto precio. Al fin y al cabo, las obras caligráficas son en cierta medida pequeñas obras de arte. A lo que hay que sumar su complejo proceso de elaboración y la exclusividad. Cada obra escrita a mano es única y esto es algo que convierte la caligrafía en un producto de lujo y como tal debe ser pagado.

 

imagen

 


beruby


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Pin It on Pinterest